Todo lo que debes sobre las copas menstruales

La copa menstrual es una alternativa ecológica, económica y sobre todo eficaz para los días de menstruación. Su aparición ha supuesto una auténtica revolución en la higiene más intima femenina y es que gracias a las copas menstruales ya podéis olvidaros de métodos convencionales así con las compresas, los tampones, etc…

Su diseño es realmente muy sencillo, como su propio nombre indica tiene forma de copa y no necesitarás nada más para tener controlados esos días del mes. La copa es una cavidad semirrígida fabricada con silicona médica o elestómero termoplástico, que a diferencia de los tampones no absorbe. Sino que recoge tus fluidos gracias al vacio que consigue generar en el interior de tu vagina.

Hay varios tamaños de copa menstrual adaptados a cada persona y la cantidad de flujo menstruales que pueden recoger. Además, el pequeño apéndice en su base te ayudará tanto a colocarla como a extraerla. Una vez con ella puesta puedes hacer vida normal, puedes hacer deporte, bailar, jugar con lo niño perfectamente, estar en el agua, dormir, entre algunas de ellas actividades de tu vida cotidiana. La puedes llevar puesta hasta 12 horas sin preocuparte de nada, eso si siempre dependiendo de la cantidad de sangrado de cada una.

¿Cómo elegir tu copa menstrual?

Existen varios tipos de copas menstruales en el mercado con pequeñas diferencias en cuanto a su forma, tamaños y en la cantidad de tallas que puedes encontrar aquí. Algunas marcas tienen tan solo dos modelos la pequeña y la grande y otras marcas tienen 3 tallas S,M y L. Cada talla está definida por el por el diámetro de la parte superior de la copa determinará y la capacidad de flujo que puede almacenar.

Como todo en esta vida, cada mujer es un mundo y cada vagina también, por lo que quizá lo que funciona en una persona no sea lo más adecuado en ti. Es muy importante que consultes las indicaciones de cada marca de copa menstrual.