Omega-3, el estándar de oro en nutrientes para la salud mental, según un estudio

Lo ácidos grasos Omega-3 se ha erigido como el suplemento más efectivo para el apoyo de la salud mental. Así lo ha probado la revisión más grande del mundo sobre la suplementación de nutrientes en personas con trastornos mentales.

La meta-síntesis publicada en World Psychiatry tenía como objetivo crear una visión clara del beneficio de los suplementos nutricionales específicos. Se han estudiado a través de diferentes trastornos mentales algunos factores como la dosis, los síntomas, la seguridad y la tolerabilidad.

Un equipo internacional de científicos dirigido por el Instituto de Investigación de Salud NICM de Sydney, Western Sydney University (Australia), utilizó 33 metaanálisis de ensayos de control aleatorio (ECA). Se basaron en los datos de 10.951 personas con problemas de salud mental como depresión, estrés y otros trastornos (ansiedad, esquizofrenia, déficit de atención / hiperactividad (TDAH)).

 

El valor del omega-3

 

Los investigadores encontraron pruebas sólidas de que ciertos suplementos son un tratamiento adicional efectivo para algunos trastornos mentales. Según los autores, la suplementación respalda el tratamiento convencional.

La evidencia más sólida se encontró en los suplementos de omega-3, como tratamiento adicional para la depresión mayor. Estos complementos redujeron los síntomas de depresión con mayor éxito que los antidepresivos solos. Incluso hubo alguna evidencia que sugirió que los suplementos de omega-3 también podrían tener pequeños beneficios para el TDAH.

 

Otras formas de suplementación

 

Por otra parte, los investigadores observaron evidencia emergente para el aminoácido N-acetilcisteína como un tratamiento adyuvante de utilidad en los trastornos del estado de ánimo y la esquizofrenia. El análisis también concluyó que los tipos especiales de suplementos de folato pueden ser efectivos como tratamientos complementarios para la depresión mayor.

Sin embargo, se descubrió que el ácido fólico era ineficaz para la esquizofrenia. Asimismo, no hubo pruebas sólidas de omega-3 para estos trastornos u otras afecciones de salud mental. El análisis también sugiere que actualmente hay una falta de evidencia convincente que respalde el uso de vitaminas (como E, C o D) y minerales (zinc y magnesio) para cualquier enfermedad mental.

 

Declaraciones de los autores

 

El autor principal del estudio, el Dr. Joseph Firth, investigador principal del NICM Health Research Institute, Western Sydney University e investigador honorario de la Universidad de Manchester, dijo que los hallazgos deberían usarse para producir una guía basada en el uso de nutrientes para tratar afecciones de salud mental.

En esta última investigación han reunido los datos de docenas de ensayos clínicos realizados en todo el mundo. Concretamente, han estudiado a más de 10.000 personas tratadas por enfermedades mentales. “Esta gran cantidad de datos nos ha permitido investigar los beneficios y la seguridad de varios nutrientes diferentes para las condiciones de salud mental, en una escala mayor de lo que ha sido posible antes”.

 

Conclusiones

Firth ha subrayado que durante la investigación todos los suplementos nutricionales eran seguros cuando se cumplían las dosis recomendadas y las instrucciones prescriptivas. Por lo que no había evidencia de efectos adversos graves o contraindicaciones con medicamentos psiquiátricos, según el investigador.

El autor principal del estudio, el profesor del NICM Health Research Institute, Jerome Sarris, dijo que a medida que se reconoce el papel de la nutrición en la salud mental, “es vital adoptar un enfoque basado en la evidencia”. Sarris ha añadido que la investigación futura debería determinar qué individuos podrían beneficiarse más de los suplementos basados ​​en evidencia. De esta forma, “se comprenderían mejor los mecanismos subyacentes, para que podamos adoptar un enfoque dirigido al uso de suplementos en el tratamiento de la salud mental”.

Para concluir, Sarris ha recalcado que “el papel del microbioma intestinal en la salud mental es un campo de investigación que está emergiendo rápidamente”. No obstante, el autor principal matiza que se necesita más investigación sobre el papel de los ‘psicobióticos’ en el tratamiento de la salud mental.

 

Referencias

Firth J, Teasdale SB, Allott K, Siskind D, Marx W, Cotter J, Veronese N, Schuch F, Smith L, Solmi M, Carvalho AF, Vancampfort D, Berk M, Stubbs B, Sarris J. The efficacy and safety of nutrient supplements in the treatment of mental disorders: a meta-review of meta-analyses of randomized controlled trials. World Psychiatry. 2019 Oct;18(3):308-324.